miércoles, 15 de mayo de 2013

Y ELLA YA NO ESTABA




                                                                   
                               Y ELLA YA NO ESTABA


La noche parecía tan prometedora solo que ella ya no estaba...
entonces me di cuenta que ya era muy tarde...
¡Demasiado tarde!...
Para  correr tras ella,
Para que me perdonará
Para deshacer el tiempo
Para amarnos de nuevo
Para volver a despertar juntos…
Y me di cuenta que nunca la ame…Como ella me amo, que mi amor fue pobre, escaso, miserable. Esto lo pude entender en mi soledad…. Su amor por mí fue tan grande que hasta me embriague en él, lo desperdicie, no  lo entendí en su momento…
Su  amor abundaba en mi vida,
Su amor estaba en su risa,
¡En su hermosa risa! ¡Su risa loca!
Su amor estaba en sus reclamos
Su amor estaba es su filosofía de vida 
Su amor estaba en su particular manera de amarme 
Su amor estaba en su mirada
En su dulce y tierna mirada…
Por eso…
La vi partir
Se iba para salvarse
Se iba para no morir
Se iba porque este ya no era su lugar,
Se sentía sola
Sin fuerza
Sin ganas de luchar…
El  dolor había borrado todo, las cosas lindas los sueños construidos, las noches de pasión y los besos a hurtadillas, sí,  lo había borrado con  gritos, golpes, malos tratos, malas palabras y peor aún con ausencia de amor e indiferencia… 
La vi esperar el tren, en su pequeño equipaje llevaba un par de pertenecía y una ilusión rota, no se había querido llevar nada, quería estar libre liviana…. ¡Lo dejaba todo!
Por sus mejillas corrían  lágrimas, que no me atreví a secar, la mire a una distancia prudente  sentado en mi cama me pesaron las piernas para levantarme, pero la vi… Llevaba puestos sus lentes del sol e intentaba disimular  sus ojos enrojecidos. Su voz, estaba quebrantada  solo hablaba monosílabos. Esta vez no hubo discursos ni reclamos el nudo en la garganta no se lo permitía…
¡Había dado su adiós!
Un adiós, un  adiós que le desgarraba el alma…
Un adiós que más que un adiós era un acto de amor propio, un acto de dignidad, un acto de autoestima…
Pero igual el  irse le  partía la vida,  porque el  decir adiós siempre implica un desapego, un desgarre, un dolor un desarraigue de vida, un romper esquemas y dejar  las costumbres, dejar el camino conocido, empezar a andar en nuevos trayectos.  Por eso le dolía,  para ella más que un adiós, era parir… Parir de nuevo, con el dolor de salir a  la vida misma…
Se justificaba, se sentía culpable, se sentía sola. Lo había dado todo y  sentía que no había dado nada, su entrega  había sido en vano, entonces pude imaginar su  dolor…
¡Su  inmenso dolor!
La imagine perdida 
Buscando respuestas
La imagine caminando  muy lento
La imagine sin ganas de vivir
La imagine sin ningún horizonte
La imagine sin mí…
Y entonces me sentí un cobarde
Un pobre diablo….
Que le había roto sus ilusiones….
                                                                           Isabel Durante…
                                                                           MAYO 15/13